Elaboración

La mayoría de las piezas se realizan al torno y se modelan, pero hay una serie de ellas que se hacen a partir de moldes de escayola previamente sacados de distintos objetos o piezas. En cuanto al material utilizado, se emplean loza y gres dependiendo de la línea de trabajo a seguir, es decir, la idea de la pieza, el acabado y su uso: las piezas más pictóricas, con dibujos más elaborados y coloridos y que son más decorativas, se realizan en loza; y las más simples y elegantes y con un uso más intensivo, como vajillas, se realizan en gres.

Loza

La loza es la arcilla blanca, una pasta de baja temperatura (cocción a 990°) en la que se pueden hacer dibujos con gran variedad de color y detalle utilizando pigmentos de colores y sobre la que se aplica un esmalte, que al cocerlo vitrifica y da ese acabado liso y brillante.

Gres

El gres es una pasta de alta temperatura (cocción a 1260°) y de mayor resistencia y durabilidad que la loza, por eso, es la empleada en vajillas. Para su decoración se utilizan óxidos metálicos y esmaltes de variados colores y texturas. Con un acabado más fino, aquí la forma y los esmaltes son los que hablan.

Si quieres saber más sobre el proceso cerámico, no dejes de visitar el blog, en él podrás encontrar una serie de artículos que explican distintas partes de este proceso de forma sencilla y con numerosos ejemplos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: